Todos los equipos de Baseball tienen una mascota. Uno podría pensar que la mascota tiene que tener que ver con el nombre del equipo -en México, se da el caso. Los Tigres de Quintana Roo tienen al Tigre Chacho, por ejemplo. y los Piratas de Pittsburgh tienen al Capitán Jolly Roger y al Perico Pirata- sin embargo, en ocasiones la conexión entre el equipo y la mascota es un poco más complicada de entender – como por ejemplo el Luchador de los D-backs de Arizona o Rocco, el lobo de los Diablos Rojos de México (Que remplazó a un gorilla. ¿Por qué? Quien sabe)

La tradición de las Mascotas “botarga” comenzó en 1964, con Mr. Met, la mascota de los Mets de New York, un hombre con cabeza de bola de baseball quien animaba los partidos en el Shea Stadium. El más famoso es, por supuesto, el Phillie Phanatic, quien debutó en 1978 y es, a la fecha una de las 3 mascotas que tiene su lugar en el Salón de la Fama de las Mascotas del Deporte. Excepto por los Angeles, los Dodgers y los Yankees, todos los equipos de las Ligas Mayores tienen una mascota… y algunos equipos tienen hasta tres. (Mr. Met, por ejemplo, tuvo tiempo de casarse y ahora es acompañado por Mrs. Met) Algunos fans y jugadores piensan que esto es innecesario, porque de las 30 mascotas existentes en la actualidad, son pocas las memorables (El antes mencionado Philliephanatico, Bernie the Brewer, de Milwaukee, y Slider, de los Indios de Cleveland). Nadie ha demostrado su furia contra la idea de las Mascotas tanto como Tony Lasorda, Manager de los Dodgers, quien se agarró a golpes con el PhilliePhanatic… o el grupo anonimo de fanáticos que agarraron a golpes a Dandy, el fallido intento de Mascota de los Yankees de New York en 1980.

Antes de eso, y siguiendo la idea de que algunos animales dan buena suerte a los equipos, los Cubs de Chicago, en 1908, tenian a un animal disecado como mascota, que fue cambiado por uno vivo en 1916… que fue abandonado como concepto rápidamente (De hecho, los Cubs tienen mala suerte con las mascotas. Este año introdujeron a Clark Cub, un oso… y esa anécdota se las guardo para otra ocasión). Desde entonces, los equipos profesionales de Baseball no tienen como mascota a animales vivos -aunque los equipos universitarios pueden llegar a tenerlos.

Los Traveling Seers viajan con Murphy, la cabra. Pero puedo asegurarles que no, Murphy no es una mascota.